EL SECRETO MEJOR GUARDADO DEL DESIERTO DE CHIHUAHUA

El sotol, como el tequila, es una especie de mezcal, pero la similitud termina ahí.

Durante más de 800 años, esta bebida centenaria ha sido elaborada por las tribus Anazasis y Tarahumara. Hoy Sotol Hacienda de Chihuahua cosecha la planta sotol de la naturaleza, preservando así su carácter orgánico y natural.

La bebida del Sotol hereda de esta planta silvestre un espíritu que solo se forja en la lucha constante contra un medio agreste y hostil.

Además, para elaborar una botella de Sotol Hacienda de Chihuahua se requiere una planta entera mayor de 15 años, característica que lo convierte en un producto muy apreciado y que lo distingue de otras bebidas de su tipo.

Su cocción a vapor lento, fermentación con levaduras de champagne, destilación en doble columna de alambique, así como reposo durante al menos 6 meses en barricas nuevas de roble blanco francés, consiguen un espíritu extraordinario que se aprecia en su aroma fino, único, suave y natural que cuando agregar una presentación digna de su rica tradición resulta en un aporte adicional de Chihuahua al mundo, que solo o mixto brinda al verdadero aficionado una experiencia única.

La Hacienda Tabalaopa, cuya Casa Señorial fue fundada en 1881, ha sido testigo de la producción de sotol desde el siglo XVII, y allí se ha atesorado históricamente esta bebida tradicional de la región, reservada para sus distinguidos hacendados e invitados.

Todo esto cuidadosamente supervisados por nuestro Enólogo José Daumas, graduado en Ecole Nationale Superieure Agronomique de Montpellier Francia, y quien cuenta con experiencia en firmas de renombre como Martell, Moet Chandon y Larsen.